The Marian Movement of Priests
Through this Movement, I am calling all my children to consecrate themselves to my Heart, and to spread everywhere cenacles of prayer.  — To the Priests Our Lady's Beloved Sons (473i)
Director's Corner
History of MMP
What is Consecration to Mary?
Fr. Gobbi's Annual Letters
Papal Blessing and Imprimaturs
Publications
Concordance & Indexes
Int'l MMP Hymn
Home

Return to Letter Titles

Ave Maria
Milan, 1° de enero de 2007
María SS. Madre de Dios

MOVIMIENTO SACERDOTAL MARIANO

A los Responsables Nacionales y Regionales del M.S.M.:

Queridísimos,

Estoy espiritualmente cerca de ustedes, con mis augurios de paz y de santidad en este inicio del nuevo año que recuerda los noventa años de las apariciones de la Virgen en Fátima. El Santuario de Fátima lo ha proclamado como el año de la Misericordia. ¿Por qué? Porque la Divina Misericordia desciende sobre la Iglesia y sobre la humanidad por medio del Corazón Inmaculado de Ella que es la Madre de la Misericordia. Por esto el triunfo del Corazón Inmaculado de María acontecerá con el triunfo del Amor Misericordioso de Jesús.

A nosotros del Movimiento Sacerdotal Mariano, como los pequeños niños de María y como los Apóstoles de los últimos tiempos, está confiada la tarea de anunciar este su triunfo.

“Dejaos conducir también vosotros en mis brazos maternos con humildad, con docilidad, con mansedumbre. Os conduzco al Templo del Señor. Os llevo a la manifestación de su luz y de su gloria.
Estos son los tiempos de vuestra plena manifestación. Han llegado los días de vuestro público testimonio. Mostraos a todos como los pequeños niños a Mi consagrados, y como los grandes apóstoles de vuestra Madre Celeste…”
(A los sacerdotes, hijos predilectos de la Santísima Virgen,                     2 de febrero de 1988)

En el 2006 he podido participar en los Cenáculos Regionales en estas catorce Naciones: Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú, Republica Dominicana, Italia, Gran Bretaña, Eslovenia, Bélgica, Francia, España y Portugal.

He visitado 90 ciudades, con 55 vuelos aéreos y he presidido 110 Cenáculos, en los cuales han participado 70 obispos, 1750 sacerdotes, y 450.000 fieles.

En los Ejercicios Espirituales, que se tienen en Collevalenza, bajo la forma de un continuo Cenáculo, han participado 2 Cardenales, 23 Arzobispos y Obispos y cerca 300 Sacerdotes de los cinco continentes.

Con afectuosa participación me siento cerca de los que llevan la cruz de grandes sufrimientos, porque muchos miembros de nuestro Movimiento han sufrido graves y dolorosas enfermedades. Se nota que la Virgen nos pide compartir del dolor de su Corazón Inmaculado por sus hijos, porque la hora de la gran prueba ha llegado.

Entrego a la Voluntad del Señor y al designio del Corazón Inmaculado de María la realización del programa de los Cenáculos que preparé para este año.

1) EJERCICIOS ESPIRITUALES

En Collevalenza, desde el 24 al 30 de junio, en el Santuario del Amor Misericordioso, se tendrán los Ejercicios Espirituales para los Obispos y Sacerdotes del Movimiento Sacerdotal Mariano de Europa, América, África, Asia y Oceanía.

Les comunico:

a) Habrá lugar para todos en la misma Casa. Están admitidos pocos fieles y sólo quien tiene la responsabilidad en el M.S.M.

b) Invito los Sacerdotes a traer las intenciones libres de las S. Misas, para ofrecer una ayuda fraterna a los que se encuentran en dificultad por los gastos.

c) Para todas las informaciones y las relativas inscripciones se tienen que dirigir, como siempre, a

P. Florio Quercia S. J.
via Fagiuoli, 1
57125 Livorno
Tel. y Fax (0039) 0586 211082
Celular (0039) 333 6322248
Email: querciaflorio@tiscali.it

2) CENACULOS REGIONALES EN EL EXTERIOR

Debido a la edad y a mis precarias condiciones de salud, la prudencia me impide realizar programas de Cenáculos demasiado pesados. De todas maneras me propongo ir, desde el 11 de enero al 27 de marzo al Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Perú, Colombia y Venezuela; el 23 de junio a Eslovenia; desde el 14 al 18 de septiembre a Austria; desde el 19 de septiembre al 4 de octubre a Alemania.

3. CENACULOS REGIONALES EN ITALIA

a) el 19 de abril en BOLONIA, Emilia Romagna;
b) el 24 de abril en FLORENCIA, Toscana;
c) el 26 de abril en COLLEVALENZA, Umbria;
d) el 30 de abril en SAN GABRIEL, Abruzzo;
e) el 2 de mayo en ROMA, Lazio;
f) el 3 de mayo en NÁPOLES, Campania;
g) el 8 de mayo en BARI, Puglia;
h) el 14 de mayo en CARAVAGGIO, Lombardia;
i) el 17 de mayo en GENOVA, Liguria;
j) el 22 de mayo en TURÍN, Piemonte;
k) el 29 de mayo en SAN VITO, Friuli Ven-Giulia;
l) el 31 de mayo en PADUA, Veneto;
m) el 14 de junio en LORETO, Marche;
n) del 17 al 23 de octubre en CERDEÑA;
o) del 23 al 30 de octubre en SICILIA.

Los programas de los Cenáculos están publicados en Internet, en el sitio del Movimiento Sacerdotal Mariano: www.msm-mmp.org

4) LA GLORIA DE MARIA

La tarea que se ha confiado al Movimiento Sacerdotal Mariano, en este tiempo de la purificación y de la gran tribulación, es la de proclamar a la Iglesia y a toda la humanidad LA GLORIA DE MARIA.

a) La Gloria de María en la luz de la Fe

“Me glorifico en vosotros si camináis Conmigo en la luz de la fe.

Acoged con humildad la palabra de Dios; meditadla en la mente; custodiadla en el corazón; vividla en la cotidiana existencia. La Divina Escritura, sobretodo el Evangelio de Jesús, sea la sola luz que os ilumine en estos tiempos de oscuridad. Creed en el Evangelio; vivid el Evangelio; anunciad el Evangelio en su integridad.

Contra los errores que se difunden; contra la gran traición obrada por muchos hijos míos, que desgarran el Evangelio de Jesús por medio de humanas, racionalistas y naturales interpretaciones, debéis ser hoy vosotros, mis predilectos, sólo Evangelio vivido y predicado a la letra.

Así, por medio de vosotros vuelve a resplandecer la luz de la fe y en vosotros Yo soy glorificada.” (2 de febrero de 1988)


b) La Gloria de María en la luz del Amor

“Me glorifico en vosotros si camináis Conmigo en la luz del amor.

Amad con los latidos de mi Corazón Inmaculado a la Santísima y Divina Trinidad.

Amad al Padre que os rodea de su ternura, os lleva entre sus brazos y siempre os asiste con su Providencia.

Amad al Hijo que se ha hecho vuestro hermano y os ha dado un corazón nuevo y un espíritu nuevo a fin de que vosotros mismos os convirtáis en expresión vivida de su divino amor. Jesús sólo espera de vosotros amor.

Amad al Espíritu Santo, que mora en vosotros para llevaros a la perfección de la caridad y se os comunica con sus santos Dones para que podáis convertiros en fuertes testimonios de amor.

Después amad, con el mismo corazón de Jesús, a todos vuestros hermanos, especialmente a los más pobres, a los pecadores, a los alejados, a los enfermos, a los heridos, a los golpeados, a los marginados, a los débiles, a los más pequeños.

De este modo, en estos días de violencia y de odio, de egoísmo desenfrenado y de aridez, haced descender sobre el inmenso desierto del mundo el celeste rocío de la divina misericordia.

Así, por medio de vosotros vuelve a resplandecer la luz del amor y en vosotros Yo soy glorificada.”                                                                                (2 de febrero de 1988)


c) La Gloria de María en la luz de la Santidad

“Me glorifico en vosotros si camináis Conmigo en la luz de la santidad.
Recorred el camino de desprecio del mundo y de vosotros mismos, de la incesante oración, de la mortificación de los sentidos, de la penitencia.
Oponeos al espíritu del Mundo que difunde por doquier la tolerancia moral, la satisfacción de todas las pasiones, el placer buscado y querido, el pecado cometido conscientemente y en abierto desprecio a la santa ley del Señor.
Entonces, en estos días de impiedad y de una tan grande inmoralidad difundiréis el perfume de la santidad.
Así, por medio de vosotros, torna a resplandecer la luz de la pureza y de la gracia divina, y en vosotros Yo soy glorificada. Me glorifico en vosotros cuando sois humildes, pobres, pequeños, puros y misericordiosos.
Me glorifico en vosotros cuando camináis en la luz de la fe, del amor y de la santidad. Difundís entonces mi gloria, anticipáis mi triunfo, os convertís en los rayos de luz que descienden de mi Corazón Inmaculado para iluminar la tierra en estos días de densa oscuridad.” (2 de febrero de 1988)


d) La Gloria de María en la luz de la Eucaristía

Nosotros proclamamos la Gloria de María sobretodo glorificando a su Hijo Jesús realmente presente en la Eucaristía.

“Bajo el velo eucarístico está presente Jesús resucitado, el mismo Jesús que se sienta a la derecha del Padre en el fulgor de su cuerpo glorioso y de su divinidad, si bien por vuestro amor, se vela bajo la cándida apariencia del Pan consagrado.
Hijos predilectos, hoy debéis creer más en su presencia real entre vosotros; debéis difundir, con valentía y con fuerza, vuestra sacerdotal invitación al retorno de todos a una fuerte y testimoniada fe en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía.” (21 de agosto de 1987)

“Como Madre Yo estoy siempre al lado de mi Hijo. Lo estuve en esta tierra; lo estoy ahora en el Paraíso. Por esto estoy también donde Jesús está presente en todos los tabernáculos de la tierra. Mi Corazón Inmaculado, le hace de vivo, palpitante, materno tabernáculo de amor, de adoración, de gratitud y de perenne reparación.” (8 de agosto de 1986)

“Iglesia peregrina y sufriente, debes comprender que el centro de tu vida, la fuente de tu Gracia, el manantial de tu luz, el principio de tu acción apostólica se encuentra sólo aquí, en el Tabernáculo, donde se custodia realmente a Jesús. Jesús está presente para enseñarte a crecer, para ayudarte a caminar, para fortalecerte en el testimonio, para darte el valor para evangelizar, para ser el sostén de todo tu sufrir.

Iglesia que estás llamada a vivir la agonía de Getsemaní y la sangrienta hora del Calvario, hoy quiero traerte aquí conmigo postrada delante de cada Tabernáculo en un acto de perpetua adoración y reparación, para que tu también puedas repetir el gesto que siempre está realizando tu Madre Celeste.”                                                                      (21 de agosto de 1987)

“Pido que se vuelvan de nuevo a hacer, por doquier las horas santas de adoración ante Jesús expuesto en el Santísimo Sacramento. Deseo que se aumente el homenaje de amor hacia la Eucaristía, y que se haga manifiesto, incluso de signos sensibles, pero tan indicativos de vuestra piedad.
Rodead a Jesús Eucarístico de luces y de flores; envolvedlo en delicada atención; acercaos a Él con gestos profundos de genuflexión y de adoración.” (21 de agosto de 1987)
“Sed hoy vosotros mis predilectos e hijos consagrados a mi Corazón Inmaculado, un fuerte llamado para el pleno retorno de la Iglesia militante a Jesús presente en la Eucaristía. Porque solo ahí está la fuente de agua viva que purificará su aridez y renovará el desierto al que está reducida; sólo ahí está el secreto de la vida que abrirá para ella un segundo Pentecostés de gracia y de luz; sólo ahí está la fuente de su renovada santidad: Jesús en la Eucaristía.”
                                                                                             (8 de agosto de 1986)

“No son vuestros planes pastorales ni vuestras discusiones, no son los medios humanos en los que ponéis tanta confianza y seguridad, sino sólo es Jesús Eucarístico quien dará a toda la Iglesia la fuerza de una completa renovación, que la llevará a ser pobre, evangélica, casta, despojada de todos los apoyos en los que confía, santa, bella, sin mancha ni arruga, a imitación de vuestra Madre Celestial.” (8 de agosto de 1986)


Proclamamos a todos la Gloria de María en la Eucaristía y la Madre Celestial llevará a Jesús “un número cada vez mayor de hijos, porque éstos son los tiempos en que Jesús Eucarístico debe ser adorado, amado, agradecido y glorificado por todos.” (21 de agosto de 1987)

e) La Gloria de Maria en la Luz del retorno glorioso de Jesús

La Gloria de María se cumplirá con el retorno del Hijo Jesús en la gloria.

“Como el amor de mi Corazón Materno fue la cuna más preciosa para su primera Navidad, así ahora el triunfo de mi Corazón Inmaculado será la cuna para su glorioso retorno.”
                                                                                              (24 de diciembre 1986)

“Mi Corazón Inmaculado triunfará en el más grande triunfo de Jesús, que traerá al mundo su glorioso reino de amor, de justicia, de paz y hará nuevas todas las cosas. Abrid los corazones a la esperanza, abrid las puertas a Cristo que viene en la gloria. Vivid la hora intrépida de este segundo adviento.”                                                                      (31 de diciembre 1997)

“Mirando hacia el futuro, esperemos con confianza el nacer de un nuevo Día. (…) Todos los que operan en la vanguardia de la Iglesia son como centinelas sobre los muros de la ciudad de Dios, a las cuales nosotros preguntamos: ‘¿Centinela, cuanto queda de la noche?’ recibiendo la respuesta: ‘¿Escucha? tus centinelas alzan la voz, juntos gritan de júbilo, porque miran con sus ojos el retorno del Señor en Sión’ (…) María, la Estrella del Mañana, nos ayuda a repetir, con ardor siempre nuevo, el FIAT al designio de salvación del Padre, para que todos los pueblos y todas las lenguas puedan ver su gloria.” 
                      (Juan Pablo II, 23 de mayo 1999)

En el Corazón Inmaculado de María digamos con ardor nuestro SÍ al proyecto de salvación del Padre, que se realiza en su Hijo Unigénito, encarnado, muerto en la Cruz y Resucitado, porque El es el Viviente, es el Dios con nosotros.
¡El solo es el Redentor; El solo es el Salvador: no existen otros!

Frente a un Sanedrín más universal y escondido, más perverso y peligroso, con el coraje y la fuerza de nuestro testimonio hasta el martirio, nosotros debemos proclamar hoy lo que San Pedro decía delante del Sanedrín de Jerusalén: “En ningún otro hay salvación: no hay en efecto otro Nombre dado a los hombres bajo el cielo, en el cual está establecido que podamos ser salvados si no en JESUCRISTO.”(Hechos, 4, 12)

Jesucristo es el Primero y el Ultimo, el Principio y el Fin, el Alfa y el Omega, la Estrella luminosa de la Mañana que nos conduce a vivir el nuevo Día, esperado y preparado con tanto sufrimiento.

“En la Eucaristía, Jesús está realmente presente, permanece siempre con vosotros; y esta presencia se hará cada vez más fuerte, resplandecerá sobre el mundo como un sol, y señalará el comienzo de una nueva era. La venida del reino glorioso de Cristo coincidirá con el mayor esplendor de la Eucaristía.
Cristo instaurará su reino glorioso con el triunfo universal de su Reino Eucarístico que se desarrollará con toda su potencia y tendrá la capacidad de cambiar los corazones, las almas, las personas, las familias, la sociedad, la misma estructura del mundo.
Cuando haya instaurado su Reino Eucarístico Jesús os conducirá a gozar de esta su habitual presencia, que sentiréis de manera nueva y extraordinaria y os llevará a experimentar un segundo renovado y más bello Paraíso terrenal.”  (21 de agosto de 1987)


“Pongámonos a escuchar a María Santísima, en la cual el Misterio Eucarístico aparece, más que en cualquier otro, como misterio de Luz. Mirándola a Ella conocemos la fuerza transformante que la Eucaristía posee. En Ella vemos el mundo renovado en el amor. Contemplándola asunta al cielo en alma y cuerpo, vislumbramos los nuevos cielos y la nueva tierra que se abrirán a nuestros ojos con la segunda venida de Cristo. De ellos la Eucaristía constituye aquí en la tierra el compromiso y, de cualquier forma, la anticipación: VEN SEÑOR JESÚS.”
                                                                   (Juan Pablo II, Ecclesia de Eucharistia, 62)

“Sed los apóstoles de de los últimos tiempos, porque debéis anunciar a todos el cercano retorno de Jesús en gloria, que introducirá a la humanidad en los tiempos nuevos, en los que finalmente se verán los nuevos cielos y la nueva tierra. Proclamad a todos su retorno: maranathá:
¡VEN SEÑOR JESÚS!”                                                                  (8 de diciembre 1994)


“En la liturgia se cumple ya ahora la Parusía, pero esto se realiza proyectándonos hacia el Señor que viene, y precisamente enseñándonos a invocar: VEN SEÑOR JESUS. Ella nos hace escuchar todavía hoy su respuesta: SÍ, VENGO PRONTO.”
                                                 (Card. Ratzinger, ahora Benedicto XVI, El Timón, 22, p. 40)


“No mantengáis secreto el mensaje profético de este libro, porque el tiempo esta próximo (…) YO VENDRÉ PRONTO y daré la recompensa merecida a cada uno, según sus obras (….) Yo Jesús he enviado a mi Ángel a llevaros este mensaje, para la Iglesia. Yo soy el brote y la descendencia de David, la Estrella luminosa del Mañana. El Espíritu y la Esposa dicen: ‘Ven’ y quien escuche repita: ‘Ven’ ”                                                      (Apocalipsis, 22,12-17).



Entrego a ustedes, que son los Responsables, la tarea de hacer conocer esta carta a todos los que pertenecen al Movimiento Sacerdotal Mariano, para que ellos la lean y la mediten bien, mientras envío a todos mi más cariñoso saludo con mi bendición sacerdotal.

Espero una respuesta, que me comunique noticias de ustedes.

En el Corazón Inmaculado de María,

su pequeño hermano
Don Stefano Gobbi

Traducción oficial en español del
Centro Nacional del MSM en Bolivia


NATIONAL HEADQUARTERS
P.O. Box 8
St. Francis, ME 04774-0008
1.207.398.3375

©2004-05 Marian Movement of Priests
Email: mmp@mmp-usa.net

All Rights Reserved
A WebWorkOhio Site

International Headquarters (Italy) :: Sitio web del MSM en España :: The Vatican Website

DISCLAIMER STATEMENT
We welcome any links to our site; however, the information contained on those pages does not necessarily reflect the views, opinions or beliefs of the Marian Movement of Priests, especially as regards the discussion of alleged revelations, apparitions, prophecies or miracles. In these cases, as obedient Catholics, we submit ourselves to the ultimate official pronouncement of the Church on the matter.